Algo de trasfondo

Lehbann:
Antigua capital del imperio antiguo. Estaba situada en una isla en mitad de un lago dominando lo que ahora son las tierras muertas. Sus habitantes llegaron a un dominio altísimo de la alquimia y la arquitectura, diseñando un siglo antes de su final la durísima piedra tagari. Su final coincidió con el segundo advenimiento, cuando la soberbia los llevó a tratar de despertar al Simbionte que dormitaba bajo sus calles y plazas. Un fortísimo terremoto hundió el monte y el terreno circundante, destruyendo la ciudad y sus aledaños Los ríos que alimentaban sus fértiles campos se precipitaron en sus tierras transformándolas en un enorme pantano neblinoso con la antigua ciudad en el centro. El lugar fue declarado maldito y abandonado definitivamente. Seres procedentes de los submundos lo habitaron y hollaron sus piedras hasta que Aghnobar III, heredero del último emperador Lehbanni construyó una pirámide de piedra tagari sobre el cráter central, el abismo de donde salía todo el mal que inundaba sus tierras, quedando las regiones limítrofes algo más habitables, pero sin embargo el pantano siguió siendo un lugar maldito. La pirámide de Ahnobar quedó en el olvido, conteniendo el mal entre sus piedras.

Este trasfondo ya tiene sus añitos, pero ha sido la base inspiradora de buena parte del universo en los que está ambientada “La vara de serbal” y ahora “El anillo de los Salazar” y de ahí dibujé la imagen, tuneada con Prisma.

sombrabismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s