El sexo en la narración

illustration-1948902_960_720-sexuaslizada

Pues si, no voy a hacer otra cosa que hablar de sexo. El sexo vende, como decía Homer Simpson, pero vende porque es una parte de nosotros que siempre está ahí a flor de piel, salvo en las personas asexuales. Creo que no hablo de nada nuevo y es verdad, mi intención es más bien exponer lo que se puede hacer para introducir el sexo en la escritura.

Por supuesto, una historia puede no necesitar sexo a priori, pero ¿A quien no le gusta que haya al menos alguna escena picantona? (Con esto de picantona quizá revelo que tengo más de 30 años, creo) Siempre dentro del contexto, por supuesto.

Luego están los temas delicados. No vas a plantar un polvo en mitad de un relato infantil y tampoco es necesario describir turgencias, fluidos y viscosidades varias si no hablamos de algo puramente erótico. Mucho ojo con las violaciones, que aparte de ser un cliché en ocasiones están romantizadas y no hay que olvidar que a menos que se trate de un juego BDSM siempre es algo humillante y traumático. ¿Significa eso que no puede haber? ¡Claro que puede! pero describir la pura acción en una escena de violación con pelos y señales es, como mínimo de muy mal gusto. Tampoco hay que olvidar coger con pinzas las relaciones entre adultos y menores, no es lo mismo describir como una mujer de veintitantos se insinúa a un muchacho de diecisiete y que a este le parezca bien, que un hombre de cuarenta chantajeando a una muchacha de catorce, aunque en ambos casos sea el menor el que acceda a acabar en la cama con el adulto.

El modo de abordarlo depende mucho de la historia y del modo en que se aborda. En muchos casos, siempre que durante el coito no ocurra algo relevante para la trama, me gusta recurrir a las “Escenas de botas” que no se muy bien de donde viene el término, pero mi chica las llama así (No es difícil imaginarse al personaje en cuestión calzándose las botas tras haberse puesto, no literalmente, las botas). Consiste en narrar hasta donde esté claro lo que va a pasar a continuación y hacer una elipsis hasta el momento de después. Así es como suelen ser las escenas de sexo en la Dragonlance. En novelas de corte juvenil muchas veces no tiene sentido mostrar más.

En relatos de índole algo más “sucia”, si no tienes reparos en describir como una espada atraviesa un estómago, por ejemplo, ¿Por qué te vas a morder la lengua y no mostrar cómo el pene entra? Para evitar vulgarismos y pornografía (a menos que eso sea exactamente lo que buscas) conviene ser un poco cuidadoso con la redacción, colar alguna metáfora y no ceñirse al área genital en plan primer plano de escena porno estandart. El porno no es buen consejero si tu intención es hacer algo original. Al igual que no todos somos tan afortunados de poseer un pene enorme, ni las mujeres en edad de consentir son naturalmente lampiñas ahí abajo. Conviene mucho más mostrar cómo reaccionan los implicados, como gimen, como agarran las sábanas, como tiemblan de placer…

Pero quizá lo más importante sea crear el clima previo, al igual que en la vida real es imprescindible para que no salga algo forzado. Miradas, roces, insinuaciones, caídas de ojos, susurros… cualquier cosa que prepare el terreno para que una escena de botas no sea una elipsis más y, para que una descripción más exhaustiva del polvo no de la impresión de que ha salido un incómodo y molesto banner porno.

Por supuesto en todo esto incluye cualquier modalidad válida de sexo (Consentido, sin niños ni animales… ¡Ni cadáveres por favor!), pero si uno no tiene experiencia con alguna variante que por condición sexual o simple mala suerte no haya experimentado, conviene informarse un poco antes y no limitarse a lo que conoces “de oídas”. Creo que todos sabemos lo que escribiría el “cuñado medio” si tuviera que escribir una escena sexual entre dos hombres, y para hacerlo así, mejor plantar una escena de botas.
Y hasta aquí se me han acabado las ideas. Si hay alguna duda o algo más que aportar, están los comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s