Disciplina castrense

 

Olaus Magnus Historia om de nordiska folken

Escribí este relato sin apenas pensar en lo que hacía. Creo que acababa de leer alguno de los libros de la guardia de Mundodisco y eso se nota en el tono con el que está escrito. Aparecen además unos cuantos personajes conocidos para quien haya leído La vara de serbal.

El cabo Cobb escondió el cigarrillo que acababa de liar en el hueco de la mano y apoyó la sandalia contra la pared de la cantina. Saludó a dos sargentos y poco después, observando distraído a las nuevas reclutas vio algo que no estaba bien. El cabo, aún con su aspecto mugriento y sus andares patosos había sobrevivido a más batallas que el mismo capitán Brei y era capaz de ver cuando algo no andaba bien. Aún no sabía lo que era, pero si seguía vivo y con casi todos sus miembros en su sitio era gracias a ese instinto. Ese individuo no era militar y sin embargo portaba galones de comandante. Lo rodeaba un grupo de presuntos sargentos. Cobb los siguió a ver donde iban. Tomaron la calle que conducía al edificio del cuartel general y trató de seguirlos pero el centinela lo detuvo. Sigue leyendo

Anuncios

El anacoreta.

sand

Photo: Romain Guy. Light to Sand

El anacoreta despertó en su cueva. Algo pasaba, algo volvía a perturbar el descanso de aquellos que no debían ser despertados. Se incorporó con un desagradable chasquido de casi todos sus huesos y abrió los ojos blancos. Una nueva capa de sedimentos cubría el suelo casi hasta la altura de la repisa, el lugar por donde antaño corriera el arroyo subterráneo, estaba colmatado de limo. Salto desde su repisa, se  intentó sacudir el polvo de siglos y cayó en la cuenta de que el pelo y la barba, que habían crecido sin control durante todos esos años le suponía un grave problema a la hora de moverse. Eligió un lugar en la arena húmeda y cavó en ella al tiempo que saciaba su sed milenaria con el turbio agua que manaba. Al fin rescato su pequeña y aún afilada hoja de sílex, pues una de acero habría acabado deshecha con el paso de los siglos. Sigue leyendo

El Dictador Oscuro (SciFi)

sci-fi-2

Tibor recorrió una vez más el pasillo que se curvaba bajo sus pies mecánicos. Los hidráulicos gastados de su pierna derecha rechinaban cada vez más y pronto las holguras serían incapacitantes, pero se resistía a volver al Reconstructor. Cada vez que tenía que arreglar algo de su cuerpo biónico, quedaba algo menos de él. Se preguntó una vez más qué sería esa vez, si no era ya la definitiva. Sigue leyendo

El Wyrm

Orodruin111

Muy adentro del Bahel, más allá de la meseta de Yogsuggah, discurre el Riff, un barranco inmenso, un corte en el terreno que parte en dos el desierto de este a oeste durante cientos o miles de leguas.  Los Bhêleg, los nómadas que habitan esas áridas tierras, jamás han atravesado esa línea, pues conocen muy bien lo que hay más allá. Sus tradiciones, transmitidas de generación en generación dicen que el Hechicero levantó esa barrera para proteger su reino. Dicen que desde un lugar determinado del barranco, si el día está claro, lo cual en el desierto es un regalo poco habitual, se puede ver el Wyrm allá en la distancia. Sigue leyendo

El hombre sin sombrero.

wheelchair-567811_960_720

Da voz a los recuerdos y ofrece una solución en forma de historia para un personaje que pierde la memoria cada día.

El hombre despertó. Era una sala blanca, a su lado había un anciano con la mirada perdida que babeaba sin remedio. ¿Como he llegado aquí? Se preguntó vagamente. Llegó un enfermero alto y pelirrojo y se dispuso a atenderlo, le limpió la boca y lo subió a una silla de ruedas. Sigue leyendo

Adiós, valiente. Reto ELDE 6

dog-1824210_960_720

Describe una escena de un relato pensando en una fecha significativa para ti y traslada esas emociones a tus personajes.

Aún contigo, recordé aquel momento, años atrás en que tuve que decirle adiós a otro amigo. Duele igual, pase las veces que pase. Acaricio tu cabeza huesuda, me pareciste feo la primera vez que te vi, y también dabas algo de miedo. Esas heridas abiertas que no te acababan de curar y la historia que había detrás de tu tierna mirada. ¿Cómo podía ser tan noble y cariñoso alguien que lo había pasado tan mal? Tenías miedo a otros perros cuando deberías haber tenido miedo de los humanos que te obligaron a hacer todo ello. ¿Mataste alguna vez? No me importa y no quiero saberlo, solo sé que me has querido y solo puedo decirte adiós. Sigue leyendo